FILUC
FILUC

Nació un día como hoy en 1889

El peso histórico en la obra de Teresa de La Parra

Hoy se conmemoran 128 años del natalicio de la autora de "Ifigenia" y "Memorias de Mamá Blanca", Teresa de la Parra, quien supo mostrar en sus libros, los defectos de la sociedad venezolana de finales del siglo XIX y principios del XX

Teresa Parra tenía 35 años de edad cuando su primera novela, Ifigenia (1924), irrumpió en el ámbito literario latinoamericano para romper paradigmas. Y no sería la única vez, porque con su segunda obra, Memorias de Mamá Blanca (1929), volvió a dejar una marca indeleble: El peso histórico de su obra está en la habilidad de mostrar los defectos de la sociedad venezolana de finales del siglo XIX y principios del XX.

 

Un día como hoy, en 1889, nació en París (Francia), la hija de Rafael Parra Hernáiz e Isabel Sanoja. Tres años más tarde, la familia Parra-Sanoja se mudó a Venezuela. Para ese entonces, nadie sospechaba que la pequeña Ana Teresa se convertiría en una de las más importantes escritoras de Latinoamérica: Teresa de la Parra, y con ese seudónimo firmó sus laureadas novelas.

 

Estudió en el colegio Sacré Coeur de Valencia (España) y al terminar la escolaridad en esa institución (1915), se mudó a París, pero años más tarde regresó a Caracas. Para este tiempo ya había comenzado a mostrarse a través de la literatura con la publicación de varios cuentos que firmó bajo el seudónimo de "Fru-Fru".

 

En Ifigenia mostró el drama de una mujer que se enfrentó a la sociedad con sus ideas liberales: escoger su destino y expresarse sin limitaciones. Esa mujer bien pudo haber sido ella, teniendo en cuenta que, precisamente, su vida se desarrollo en los días del régimen gomecista. Con esta novela ganó el primer premio en un concurso de escritores y ese mismo año (1924) fue publicada por el Instituto Hispanoamericano de Cultura Francesa en París.

 

Cinco años más tarde vuelve a retar la rigidez y costumbrismo de la literatura latinoamericana con su segunda novela Memorias de Mamá Blanca. La escribió mientras estaba en Europa y se valió del humor y la ironía para recrear el ambiente de su niñez, en una hacienda de caña de azúcar ubicada en de Tazón, en las cercanías de El Valle, hoy Distrito Capital.

 

Teresa de la Parra no se conformó con el ámbito literario para expresar sus ideales con tintes feministas. En 1927, fue invitada por el gobierno de Colombia para dictar una serie de conferencias sobre la "Importancia de la mujer durante la Colonia y la Independencia".

 

Teresa de la Parra murió en Madrid, el 23 de abril de 1936. Tenía 46 años. En 1947 sus restos fueron trasladados a Caracas y enterrados en el Cementerio General del Sur, pero el 7 de noviembre de 1989 fueron trasladados al Panteón Nacional.


 

Autor Autor: Daniela Chirinos
Fecha Fecha: 04.10.2017